houdini02A 140 años del nacimiento de uno de los magos más famosos de la historia, Harry Houdini, se pueden hablar muchas proezas, mitos e historias, pero pocas veces se habla de sus fracasos.

Harry Houdini era un mago tan seguro de sí mismo, que llegaba al punto de ser arrogante, al asegurar y desafiar a toda la comunidad mágica de su tiempo de que él era capaz de averiguar el truco de cualquier juego de magia. Tan solo necesitaba que el mago desafiante se lo mostrara 3 veces.

En 1919, un joven canadiense de 19 años, David Frederick Winfield Verner, viajó a un hotel de Chicago para conocer al gran Houdini. Sentados y con una mesa al frente, David le ofreció un mazo de cartas a Harry, le pidió que eligiera una, la mirara y que la escondiera en el mazo. Tras un ligero toque del joven, la carta apareció en la parte superior de la baraja.
Houdini estaba desconcertado. Pidió nuevamente que realizara la misma operación, y el resultado fue el mismo: No podía creer que la carta que depositaba en el centro de la baraja, inexplicablemente viajaba sobre el mazo.
No fueron, tres, ni cuatro, sino hasta ocho veces repitió el procedimiento y Houdini nunca llegó a descifrar el truco y su contrincante pasó a la historia como “El hombre que consiguió engañar al gran maestro Harry Houdini”.

Desde entonces, esta jugada, conocida como “La carta ambiciosa”, se ha repetido muchas veces y en muchas versiones. La gracia de este efecto, y lo que realmente desconcertó a Houdini, es que cada vez que la carta aparecía arriba, el mago utilizaba un método diferente, desmoronando cualquier teoría que Houdini pudiera haber elaborado sobre su proceder.

¿Qué fue del joven mago? Con los años, se creó un nombre artístico y fue conocido mundialmente como Dai Vernon, “El Profesor”.

vernon02