Thurston2
Indiscutiblemente, si nombramos a los 10… mejor, a los 5 magos más grandes de la historia, el nombre de Howard Thurston no puede dejar de estar en esa lista.
Quizás, su fama se vio opacada por el hecho de ser contemporáneo a otros magos que tuvieron un mejor promotor de sus espectáculos en plena época dorada de la magia, donde cada función prometía superar la hazaña del mago del teatro de la vuelta.
Howard Thurston nació el 20 de Julio de 1869 en Ohio, Estados Unidos y su afición por la magia vino desde su niñez, al ver actuar a grandes magos de la epoca, pero el destino lo llevó a ser el gran mago que fue.
Desde pequeño, Howard trabajó vendiendo periódicos, en el Hipodromo e incluso de botones en un hotel, pero a los 17 años, decidió estudiar medicina en universidad de Filadelfia. Fue en ese entonces que por cosas del destino, cuando marchaba rumbo a sus estudios, cuando el tren realizó una parada en Albany, donde un cartel gigante anunciaba la actuación del «Gran Herrmann», un gran mago de origen francés que logró gran éxito en tierras norteamericanas, siendo uno de los magos más millonarios de la época. Ese día, Thurston decide quedarse en esa ciudad para ver el show.
Al día siguiente, compra el boleto hacia Filadelfia, pero la persona del tren se equivoca y le entrega un boleto a Siracusa, donde también se dirigía Alexander Herrmann. Tras ver la segunda actuación del gran mago, se da cuenta que su destino será la magia. Como primera misión era hacerse de una fama, el mismo organizó una audición improvisada con Leo Herrmann, sobrino de Alexander Herrmann, logrando engañar completamente con su rutina de cartas. A partir de de entonces se hacia llamar «El hombre que engañó a Herrmann», logrando que lo apodarán después como «el Rey de las cartas».
Ya en el 1900 logra presentarse en Europa con gran éxito, en el año 1907 logra asociarse con otro grande: Herry Kellar, considerado el mejor mago del momento, quien ya estaba a punto de retirarse, por lo que llegan a un acuerdo de nombrarlo su «sucesor». Luego de un año realizando espectáculos en conjunto, Harry Kellar pone simbólicamente su manto de mago sobre los hombros de Thurson (manto que el propio Kellar había heredado de Herrmann)
Thurston01
Sus ilusiones eran increíbles, tanto que  su espectaculo de magia era considerado el más grande del mundo. Para transportar su show, se necesitaban 8 vagones de tren y un staff de 40 personas. Transformaba una estatua en mujer , cartas volando hasta llegar a su mano, mujeres levitando o que desaparecían por encima de la orquesta, realizaba desapariciones de coches y pianos en el escenario, etc.

En los años 30, anuncia su retiro  en varias ocasiones (1931 y 1934), pero no lo hace, hasta que finalmente  el 30 de marzo de 1936, sufre un derrame cerebral. Unos días después, el 13 de abril, fallece en su apartamento de Miami Beach. Su muerte se le atribuyó a la neumonía.  El famoso manto lo heredó Dante, luego Lee Grable y actualmente lo posee Lance Burton.

Howard Thurston, tal vez el más grande ilusionista de todos los tiempos.

De los pocos registros que se tiene del gran maestro

thrus2